EXCELENTE TRABAJO MABE CRECE CON REFRIGERADORES QUE CUIDAN LA CAPA DE OZONO

Los refrigeradores de la firma buscan reducir la emisión de gases que dañan la capa de ozono e incentivar el reciclaje de este tipo de electrodomésticos.
Menos gases. Los refrigeradores de Mabe buscan reducir la generación de gases que dañan la capa de ozono, a la vez que la firma promueve el reciclado de estos electrodomésticos. 

Desde hace un par de años, la fabricante de electrodomésticos Mabe trabaja en erradicar los gases contaminantes de la producción de refrigeradores, a lo que ha destinado cerca de 15 millones de dólares. Hasta el momento, la firma ya produce refrigeradores que reducen los gases que dañan la capa de ozono, y también tiene un programa para la recuperación de los electrodomésticos.

La producción de refrigeradores ha evolucionado en las últimas décadas, desde los aparatos que generaban escarcha en los congeladores y usaban gases altamente contaminantes como el CO2.

Ante esto, Mabe invirtió alrededor de 15 millones de dólares en la creación de una nueva generación de refrigeradores, en los cuales sustituyó los gases sintéticos por otros menos contaminantes, explicó Pablo Moreno, líder de Asuntos Corporativos de Mabe.

 

“Imaginate todos los refrigeradores que hay en el mundo, y a los que les hacen servicio técnico, y al hacerlo muchos de los gases eran liberados a la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global. Ahora tenemos ya un refrigerador que no contamina la capa de ozono y reduce el calentamiento global”, dijo en entrevista.

Los refrigeradores domésticos y comerciales usaban gases sintéticos en el compresor para conservar el frío generado. Desde hace un par de años, el Protocolo de Montreal, cuyo objetivo es la protección de la capa de ozono, trabaja en buscar alternativas a este tipo de solución.

Ahora, en el compresor, Mabe sustituyó los gases artificiales por otro llamado R600. “Este nuevo gas va a permitir eliminar el 98% del efecto de calentamiento que el anterior gas causaba”, dijo Moreno.

Pero los refrigeradores no sólo contaminan en el servicio técnico, sino sobre todo cuando son desechados, explicó el directivo. Con el afán de recuperar materiales de los viejos refrigeradores, la destrucción de los mismos implica la liberación de gases. Por ello, Mabe trabaja también en este fin de la vida útil del refrigerador mediante la llamada Responsabilidad Compartida del Fabricante.

“No solo somos responsables de venderlo y darte un producto eficiente, y que contribuye al medio ambiente, sino que al final de su vida útil nosotros nos hacemos responsables de recuperarlos, incorporar un proceso de desmantelamiento y destrucción, y que las partes y componentes que de ahí deriven usarlos para la producción de un nuevo producto”, comentó Moreno.

Hasta ahora, la empresa trabaja con esta iniciativa en México, Colombia, Costa Rica, Chile y Perú.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.