SI ESTO PASA EN EUROPA SE IMAGINAN EN MEXICO?????? DENUNCIAN LA GESTIÓN IRREGULAR DE REFRIGERADORES EN VARIOS PAÍSES EUROPEO

Varias organizaciones aseguran que en países como Alemania, Finlandia, Grecia o Suecia se tratan de forma inadecuada los aparatos de refrigeración, lo que conlleva emisiones de CFC, con un elevado poder destructivo de la capa de ozono.

aparatos refrigeradores para su reciclaje
Refrigeradores en una planta de reciclaje, Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Cerca de 19 millones de aparatos de refrigeración y congelación se desechan cada año en Europa. Casi la mitad de estos aparatos aún contienen refrigerantes y propelentes como los clorofluorocarbonos (CFC) que, si se liberan en el medio ambiente, destruyen la capa de ozono y aceleran el calentamiento global. En total, los frigoríficos eliminados cada año en Europa tienen un potencial de efecto invernadero de hasta 26 millones de toneladas de CO2 equivalente, gran parte de las cuales se liberan a la atmósfera debido a operaciones de eliminación inadecuadas.

Una investigación de la Deutsche Umwelthilfe (DUH), la European Environmental Citizens’ Organisation for Standardisation (ECOS) y la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB) muestra prácticas problemáticas de gestión de residuos en el tratamiento de antiguos aparatos refrigeradores en toda Europa, poniendo en peligro los objetivos de protección del clima y recuperación de la capa de ozono.

Un solo refrigerador con CFC puede acelerar el cambio climático tanto como 2,8 toneladas de CO2. Esto equivale a las emisiones de CO2 de un automóvil de tamaño mediano durante un año. Incluso si un refrigerador se devuelve a un punto de recogida oficial, no se puede estar seguro de que se vaya a tratar correctamente en todos los países de la UE. “Particularmente en Alemania, Grecia, Finlandia y Suecia, tenemos evidencia de que no se cumplen los estándares de calidad mínimos. Estos gobiernos deben actuar ahora para evitar daños innecesarios a nuestro planeta”, dice el director ejecutivo de DUH, Jürgen Resch.

Por lo tanto, las tres ONG piden a los Estados miembros de la UE que armonicen el tratamiento de los aparatos de refrigeración y congelación en su legislación al máximo común denominador. Una forma fácil de hacerlo sería hacer que los requisitos de las normas de calidad europeas EN 50625-2-3 y la especificación técnica TS 50625-3-4 sean obligatorios en las legislaciones nacionales sobre residuos. Estas normas, por ejemplo, requieren que los gestores de estos residuos proporcionen un balance detallado del flujo de materiales y demuestren que cumplen con los objetivos mínimos de recuperación del 90 por ciento de los CFC contenidos.

Los refrigeradores eliminados cada año en Europa pueden liberar hasta 26 millones de toneladas de CO2 equivalente

Austria, Francia, Irlanda y los Países Bajos ya han establecido dicha obligación legal, que ha hecho que los requisitos de las normas EN sean obligatorios. Stéphane Arditi, gerente de Políticas de EEB, afirma que “observando altos estándares de tratamiento para el reciclaje de equipos de refrigeración y congelación en la legislación y salvaguardando su cumplimiento con auditorías confiables se puede evitar grandes cantidades de emisiones de CO2 de manera simple y sin costosos programas de financiación”.

Por su parte, Mathilde Crêpy, gerente de Programa en ECOS, agrega: “Instamos a los legisladores a utilizar estos estándares para establecer requisitos ambiciosos legalmente vinculantes para el manejo de los aparatos de refrigeración y congelación y ayudar a alcanzar los objetivos climáticos de la UE”.

En Grecia, la relación del sistema de devolución Appliance Recycling y los operadores muestra que las plantas de tratamiento reciben estos aparatos aunque no cumplen con las auditorías basadas en los estándares. “Esta es una señal clara de que se recupera menos del 90 por ciento de los refrigerantes y propelentes necesarios. El gobierno griego y Appliance Recycling deben detener esta práctica de inmediato”, dice Philipp Sommer, subdirector de Economía Circular de DUH.

En Alemania, los productores de estos electrodomésticos, responsables de su tratamiento adecuado, suministran a los gestores frigoríficos sin proporcionar evidencia de que estos cumplen con las normas EN. En varios casos, los operadores no recuperan cantidades suficientes de CFC del material de aislamiento, aseguran los responsables del estudio. “Actualmente, el gobierno alemán planea establecer elementos de las normas EN en una regulación administrativa débil, que tardará 5 años en ser efectiva y permite exenciones en cualquier momento”, lamentan.

Finalmente, el sistema de recuperación sueco El Kretsen AB suministra a operadores refrigeradores en desuso, pese a que “están liberando ilegalmente hidrocarburos volátiles a la atmósfera”. Esto va en contra de la Directiva 2012/19 /UE y puede conducir a emisiones significativas de CFC. “También tenemos evidencia de que varias plantas de tratamiento finlandesas procesan aparatos de refrigeración en trituradoras abiertas. Informamos a las autoridades sobre esta violación de la ley europea, pero por el momento estas prácticas de tratamiento inaceptables continúan”, agrega Sommer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.