Impuesto al Carbono en México

INTRODUCCIÓN.
El impuesto al carbono es una tasa aplicada a
las emisiones de GEI (gases de efecto
invernadero) a la atmósfera. Este impuesto
establece un precio sobre las emisiones de
carbono mediante una tasa impositiva sobre
el contenido de dióxido de carbono de los
combustibles fósiles. Es así que, a diferencia
de un sistema de comercio de emisiones, un
impuesto sobre el carbono no garantiza un
nivel máximo de reducción de emisiones,
pero sí proporciona certeza sobre el costo
marginal de emitir CO2 (dióxido de carbono),
es decir, establece un precio al carbono.
Se trata de un impuesto pigouviano, es decir,
enfrenta externalidades negativas de una
actividad económica1
. Durante los últimos
años, este impuesto se ha convertido en una
de las políticas públicas más populares para
intentar reducir el uso de combustibles
fósiles, habiéndose establecido gravámenes
en 25 países. Los impuestos al carbono a
nivel internacional tienen como objetivos:
– Incentiva mayor eficiencia en el
control de la contaminación
– Inventiva la innovación tecnológica
– Otorgan flexibilidad para reducir
emisiones, promoviendo
diversificación en insumos

1
Sandmo, Agnar (2008). “Pigouvian taxes,” The New Palgrave
Dictionary of Economics, 2nd Edition. Abstract.
http://www.dictionaryofeconomics.com/article?id=pde2008_P
000351
– Disminuyen contaminación y apoyan
otros planes ambientales
– Aumentan recaudación tributaria
IMPUESTO AL CARBONO EN MÉXICO
El impuesto al carbono en México fue
aprobado en la Reforma Fiscal presentada por
la administración del Presidente Peña Nieto
en 2013 y aplicado desde enero de 2014.
México no contaba con impuestos verdes
como instrumento de gestión ambiental. Se
encuentra dentro de la Ley del Impuesto
Especial sobre Producción y Servicios2
, junto
a otros gravámenes3
. Cada combustible fósil
cuenta con una tasa impositiva diferente de
acuerdo a la cantidad de dióxido de carbono
que contienen. Este valor está determinado
por la actualización anual realizada por el
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre
el Cambio Climático (IPCC, International
Panel on Climate Change, por sus siglas en
inglés).
De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y
Crédito Público (SHCP), el impuesto cumple
dos objetivos centrales: 1) reducir las
emisiones, y 2) aumentar la recaudación del
Gobierno Federal. Sin embargo, el gas natural
y la turbosina, originalmente contemplados
en la propuesta de ley, fueron exceptuados de
la aplicación del impuesto por expreso pedido

2 Contenido en el artículo 2o., Fracción I, inciso H de la Ley
del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.
3 Entre otros productos gravados por el IEPS se encuentran el
azúcar, el alcohol, los fertilizantes, etc.
2
del sector privado – socavando la reducción
de emisiones de amplios sectores de la
economía.
Tampoco se aplica el impuesto
cuando se utiliza petróleo para la manufactura
y no para combustión, por ejemplo para la
producción de plásticos en la que éste es
procesado.
De acuerdo con el IEPS, el impuesto
al carbono se aplica al productor o importador
de combustibles fósiles. Encontrándose aún
muy concentrada la producción de
hidrocarburos en una sola empresa, gran parte
de la recaudación proviene de la venta de
gasolinas, diesel y combustóleo, como se
puede ver en el recuadro.
Si bien la experiencia con la
implementación directa del impuesto al
carbono es relativamente nueva, esta
herramienta se está introduciendo
rápidamente a nivel internacional, y los
beneficios fiscales de su implementación han
sido importantes. Para que se produzcan
reducciones de emisiones producto de la tasa
sobre combustibles, es preciso que la señal de
precio sea suficientemente alta como para que
los usuarios tomen decisiones de abatimiento
en base a este valor. Sin embargo, en México
la tasa es aún demasiado baja para que esto
ocurra, resultando imperceptible para los
consumidores.
México es el país miembro de la OCDE con
menos impuestos ambientales, y es al mismo
tiempo el país de América Latina con más
emisiones, según datos del Banco Mundial4
.

4 Descontando las emisiones fruto de la deforestación de
Brasil.
La Agencia Internacional de Energía (2017)
reporta que el país ocupa el décimo cuarto
lugar en emisiones de CO2e en el mundo, y
en los últimos veinte años las emisiones de
CO2e han aumentado casi 60%, pasando de
264 millones de toneladas en 1990, a 416
millones en 2010, lo que representa 3,850 kg
de CO2e per cápita.
No obstante, el impuesto al carbono en
México es de simple aplicación toda vez que
grava el contenido de carbono de los
combustibles, independientemente de la
eficiencia en el proceso de combustión. Esta
disgregación simplifica la señal de precio,
ubicando a todos los consumidores en
igualdad de condiciones5
.
CARACTERÍSTICAS
Para 2017, el Impuesto Especial sobre
Producción y Servicios para Combustibles
Fósiles indica un valor de 43.77 pesos por
tonelada de carbono, de acuerdo con el
contenido de este gas para cada combustible
según el IPCC. No obstante, como se indicó
más arriba, varios combustibles están exentos
de pagar el impuesto.
Durante 2014 y 2105 la recaudación del
impuesto llegó a más de MNX 17 mil
millones de pesos (aproximadamente USD
950 mil millones). La recaudación por
combustible fue la siguiente:

5 En oposición Chile se encuentra diseñando un impuesto al
carbono que regula a la fuente de emisión, premiando a la
eficiencia, además de diversificar las fuentes.
3
Combustible
IEPS Carbono Ingresos
2014 2015 2014+2015
Gasolinas 10.38 centavos/l 10.8 centavos/l 7,769
Diesel 12.59 centavos/l 13.1 centavos/l 4,609
Gas Natural 0.000 por m3 0.000 por m3 0
Gas LP 5.9-7.7/l 6.1-8.0/l 1,622
Turbosina 12.4/l 12.9/l 0
Combustóleo 13.45/l 14.0/l 1507
Coque 15.6/Kg 16.2/Kg 201
Carbón 27.54/Kg 28.7/Kg 576
TOTAL 17,173
Fuente: SCHP
Fuente: elaboración propia con datos de SHCP6
REDUCCIONES CERTIFICADAS DE
EMISIONES.
De acuerdo a la reforma al IEPS que incluyó
al impuesto al carbono, un contribuyente
puede cubrir sus obligaciones bajo el
impuesto al carbono con Reducciones
Certificadas de Emisiones (RCEs)
provenientes de proyectos desarrollados en
bajo el Mecanismo para un Desarrollo

6 Elaboración propia con datos de la SCHP.
Limpio de la Convención Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.
La redacción es confusa y hace referencia a
que cada una debe entregarse conforme a un
precio de mercado. Habiendo desaparecido la
demanda de reducciones de emisiones de
México desde hace años, es imposible fijar un
valor para ellas.
También indicada en el texto de la ley, la
regulación secundaria para efectuar el pago
en RCEs no ha sido publicada por la SHCP a
pesar de haber transcurrido más de 4 años
desde la aprobación del impuesto al carbono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s