Guerra Abud, compromiso total con Protocolo Montreal.-Además, Canadá y Estados Unidos ya establecieron una política para eliminar totalmente el HCFC-22 para el año 2020 y se utilizan gases menos contaminantes.

El Mié, 18 de Febrero de 2015, por Maricarmen Cortés
Maricarmen Cortés

Maricarmen Cortés

Maricarmen Cortés es columnista de la sección del periódico Excelsior.

El secretario del Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud, ratifica que entre sus prioridades está el cumplimiento del Protocolo de Montreal, el cual busca eliminar la producción y consumo de sustancias agotadoras de la capa de ozono. México suscribió en marzo de 1988 y es uno de los acuerdos más exitosos a nivel mundial en materia ambiental.

Entre los compromisos que ha ratificado la Semarnat en la administración de Peña Nieto está reducir en el periodo de 2018-2019, 35% del potencial de agotamiento de ozono de todos los gases HCFC o hidroclorofluorocarbonos, que son los que se utilizan en los refrigeradores y aires acondicionados.

Para este sexenio, el compromiso de México ante el Protocolo de Montreal es reducir en 10% el total del HCFC-22 que es el de mayor uso en nuestro país.

Para cumplir con este compromiso es indispensable bajar la cuota máxima de importación del HCFC-22 que en 2013 fue de ocho mil 505 toneladas métricas y disminuyó a siete mil 836.4 toneladas el año pasado.

Cuatro empresas controlan importación de HCFC-22

El problema se suscitó para la reducción de las cuotas para este 2015 porque Semarnat pretende no sólo disminuir a siete mil 654 toneladas métricas sino también tener una mayor apertura en el sector, porque resulta que la importación del HCFC ha estado controlada por sólo cuatro empresas: Arkema México, Comercializadora Industrial IFD, Dupont México y Quimobásicos.

La Semarnat envió en enero a la Cofemer la propuesta para reducir las cuotas de importación de HCFC que generó molestia en el sector agrupado en la Asociación Nacional de Fabricantes para la Industria de la Refrigeración (ANFIR), que amenaza con acciones legales y acusó a Guerra Abud desde atentar en contra del Protocolo de Madrid hasta pretender autorizar la importación de aires acondicionados de China, que por cierto es facultad de la Secretaría de Economía no de la Semarnat.

Estas cuatro empresas controlan el mercado de importación porque en el sexenio pasado fueron las únicas autorizadas por la Semarnat y lo extraño es que fueron ratificadas justo antes de que concluyera la administración de Felipe Calderón y para ser exactos el 28 de noviembre de 2012.

No sorprende que al ser tan pocas las empresas autorizadas para importar HCFC-22 haya otras que se quejen de elevados precios y se han acercado a la Semarnat para solicitarle cuotas de importación.

Entre estas empresas están Arkema, la cual quiere ampliar su cuota actual de 277.6 y cumplió casi en su totalidad en 2014 al igual que Comercializadora IFD, que tiene una cuota de 53.5 toneladas. En contraste Dupont y Quimobásicos importaron menos de 50% de sus cuotas que son superiores a tres mil 700 toneladas.

Reunión de alto nivel

Guerra Abud no quiere un enfrentamiento con la industria y está convocando a una reunión de alto nivel con los directores generales de las empresas y los directivos de la ANFIR para llegar a una fórmula que permita, en primer lugar, cumplir con los compromisos del Protocolo de Montreal lo que obliga a reducir las cuotas de importación del HCFC-22 y además una apertura en beneficio de toda la industria.

Desde luego, la Semarnat se compromete a mantener estrictos requisitos en materia de autorización de cuotas para nuevas empresas  y tomar en consideración factores del mercado, como el hecho de que en 2013 se importaron sólo cinco mil 269 toneladas de las siete mil 836 autorizadas. Otro factor que deben considerar los industriales mexicanos es que el HCFC-22 en el mercado internacional es mucho más barato del precio al que se vende en México.

Además, Canadá y Estados Unidos ya establecieron una política para eliminar totalmente el HCFC-22 para el año 2020 y se utilizan gases menos contaminantes.

Deja un comentario