Reciclaje de refrigerantes.

Reciclar implica limpiar el refrigerante para volverlo a utilizar, para lo cual hay que separarlo del aceite y pasarlo una o varias veces a través de dispositivos, tales como filtros deshidratadores, que reducen la humedad, la acidez y las impurezas. La máquina recicladora de un solo paso, procesa el refrigerante a través de un filtro deshidratador o mediante el proceso de destilación. Lo pasa una sola vez por el proceso de reciclado a través de la máquina, para luego transferirlo al cilindro de almacenamiento. La máquina de pasos múltiples, recircula varias veces el refrigerante a través del filtro deshidratador. Después de un período de tiempo, o determinado número de ciclos, el refrigerante es transferido hacia el cilindro de almacenamiento.

Los sistemas de recuperación y reciclaje hacen viable la reutilización de los refrigerantes, de tal manera que contribuyen a reducir la necesidad de refrigerantes vírgenes y permiten que los equipos que operan con CFC sigan funcionando hasta el final de su vida útil. La capacitación oportuna y de alta calidad, es indispensable para que los técnicos de refrigeración y aire acondicionado estén preparados para enfrentar los próximos cambios, y para que puedan influir en el futuro desarrollo de su sector, ya que, sólo mediante la aplicación de la buenas prácticas de refrigeración, se podrán evitar las emisiones innecesarias de refrigerantes a la atmósfera durante las actividades de servicio, mantenimiento, instalación, puesta en marcha o desmantelamiento de sistemas de refrigeración.

 servicios-centro-reciclado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.